El AOVE. El chamán del Mediterráneo

marcha_nordica8
12 de enero de 2022

Enero, como septiembre, son los meses en los que nos planteamos nuevos comienzos, proyectos y cambios de vida. Terminan las Navidades y comenzamos a oír esa pequeña vocecita en nuestro interior que nos hace jurar y perjurar promesas de un mayor cuidado para nuestra salud y nuestro bienestar

Lo complicado en ocasiones es saber por dónde empezar. Saber qué dieta es la más aconsejable para cada organismo, conocer qué alimentos contribuyen a que tengamos una menor inflamación del sistema digestivo, sistemas inmunológicos más fuertes, etcétera, etcétera. Si bien la mala noticia es que no hay una respuesta única, sí que existe, sin embargo, un aliado de nuestra alimentación enemigo de muchos de nuestros males.

Como seguro ya sabes, la población mediterránea, es de las más longevas del mundo, su éxito no es ningún secreto, está en las características de su dieta, y más concretamente en uno de sus tesoros, el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).

Sin embargo, sorprende que los propios «mediterráneos» desconocemos en gran medida las propiedades saludables de este gran chamán, a modo de comparación nos atrevemos a decir, que el AOVE es como el famoso al que todo el mundo conoce, pero del que si le preguntan detalles, saben poco que decir.

Nuestro compromiso es que conozcas los secretos mejor guardados de este «famoso desconocido» para que a partir de ahora sea un habitual en tu cocina y en tu botiquín.

Comencemos por lo básico. El AOVE es una grasa, pero ¿es una de las que debemos consumir? Absoluta y categóricamente sí. Pero señor@s, todo en su justa medida. Sigue siendo una grasa que cumple su función. 

Desde la Fundación Española del Corazón recomiendan la ingesta de tres a seis raciones de aceite de oliva virgen extra, tanto en aderezos, en guisos y, especialmente, en las frituras, frente al uso de otros aceites vegetales como el de palma o el de coco. Y esto es debido a que el aceite de oliva virgen extra contiene altos niveles de ácido oleico y ácido linoleico y ello eleva los niveles de colesterol bueno (HDL), disminuye el colesterol malo (LDL-c), por lo tanto, ejerce un beneficio directo en el control de la hipertensión arterial, reduce la aparición de trombosis y previene la aparición de diabetes. 

En esta misma línea queremos desmitificar una de las grandes leyendas, “el aove engorda”. El AOVE contiene oleiletanolamida, una sustancia que proporciona un efecto saciante en las comidas, ayuda a acelerar el metabolismo, a eliminar las grasas no saludables y favorece el tránsito intestinal, facilitando la digestión y evitando el estreñimiento. Por lo que es muy recomendable en una dieta equilibrada, incluso para perder peso.

Pero esto no ha terminado, aún hay más

Los últimos estudios científicos demuestran que el AOVE ejerce una función en la prevención del cáncer, especialmente en ciertos cánceres relacionados con el consumo de grasas, como el cáncer de mama o el de próstata.

Pero si hay una propiedad estrella en el aove, esa es el Oleocanthal, el llamado “ibuprofeno natural”. Se trata del éster del tirosol, cuya estructura química deriva de la Oleouropeína. Según nos muestra la Sociedad Andaluza del Oleocanthal, “(…) el Oleocanthal actuaría como un compuesto antiinflamatorio natural con una potencia y perfil de actuación sorprendentemente similar a la del Ibuprofeno”.

El AOVE y el mundo rural

Como no es de extrañar, estas características antiinflamatorias del AOVE ya eran bien conocidas por nuestros mayores en las zonas rurales. Desde tiempos inmemoriales se ha combinado el AOVE con la flor del Hipérico, un dúo de excepción con el que elaboraban el aceite de hipérico con usos sanitarios como antiinflamatorio y antiséptico. Este aceite se elabora durante el mes de mayo, recolectando la flor del hipérico que se macera en aceite de oliva virgen extra manteniéndolo en reposo en un lugar seco y oscuro, y “sacándolo a la serena durante 40 noches”. De este modo se obtiene el ungüento oléico que se utiliza con fines antiinflamatorios sobre el cuerpo, o como antiséptico y cicatrizante sobre heridas. Un remedio que todavía está en uso en nuestro pueblo, Macastre, por las mujeres mayores que salen a buscar la “flor de San Juan” para realizar el preciado aceite.

Como último apunte contarte que cada AOVE es único, según la variedad o variedades de las que se le haya extraído, según como haya sido su campaña de recolección, y por tanto, según la composición química que tenga cada año. Habrá aoves y variedades que tendrán un mayor contenido en propiedades saludables que otros, pero de lo que estamos seguros es que hay un aove especial para ti.

¿Te apetece descubrir el tuyo? A partir de marzo abrimos nuestro olivar para que descubras AOVES de toda España, conozcas de primera mano sus propiedades y sus efectos como remedio natural a tus necesidades de bienestar. ¡Te esperamos!

Abrir chat
1
Hola 👋
Escríbenos por WhatsApp y seguro que podemos ayudarte mucho más rápido.