¡Vive el pueblo!

A3 vista trasera iglesia
22 de agosto de 2022

Hay cosas que no se pueden contar, se tienen que vivir.

Salir a la calle respirar aire puro, ver cómo se refleja la luz del sol en las montañas que te rodean, oler el verano y que alguien te salude por tu nombre y te pregunte cómo estás, como algo cotidiano, algo natural entre los vecinos con los que convives. Que el día a día sea tranquilo, con otro ritmo, con otro color.

Vivir en el pueblo es esto y mucho más, y nosotras queremos compartir un trocito de nuestro pueblo contigo. Pero no te lo podemos contar, lo tienes que vivir: te invitamos a una experiencia en Olenda en la que tengas el contacto con la tierra, con los árboles y tú mismo elabores tu propio adobo de aceitunas, como lo hemos visto hacer cada año a nuestras abuelas y nuestras madres. Que huelas y recolectes las hierbas con las que adobar las olivas, mientras escuchas las historias que hay detrás de cada finca, de cada familia que conforman nuestro Macastre.

Pero si hay un momento del año que vivimos en Olenda con especial cariño y emoción es la recogida de la aceituna. Aquí nos juntamos toda la familia, traemos bollos de “tajá” para almorzar y donde no puede faltar el vino de porrón. Niños y mayores nos unimos en torno a los olivos para coger las olivas mientras nos contamos nuestras cosas, o historias con las que nos siguen sorprendiendo nuestros mayores, y los niños suben a los árboles para alcanzar las ramas más altas.

Esta convivencia es única y permanece entre nuestros mejores recuerdos, a pesar del duro trabajo de la jornada, que se alarga hasta que llevamos la cosecha a la cooperativa y el cansancio de todo el día ya nos recoge en el plácido descanso junto al fuego.

En “Mi pueblo, tu pueblo” os hacemos partícipes de esta experiencia que forma parte de nuestras vidas, de la vida de pueblo.

Nosotras sentimos esta forma de vida como un tesoro muy valioso, y no queremos que muera con los pueblos que se despueblan, sino que las nuevas generaciones vuelvan a vivir con conciencia de su valor y ayuden a recuperar las zonas rurales, a habitar los pueblos donde hemos crecido felices. Volver al pueblo tras conocer el mundo que hay más allá de nuestras pequeñas fronteras, porque, en el fondo, lo que queremos y lo que necesitamos, lo tenemos aquí, en nuestras raíces.

Te invitamos a vivir el pueblo, nuestro querido Macastre.

Abrir chat
1
Hola 👋
Escríbenos por WhatsApp y seguro que podemos ayudarte mucho más rápido.